Islám y Anarquismo

Existe un fondo anarquista inherente al islam que merece ser puesto en primer plano. Desde la cosmología coránica, se dice que el ser humano en estado de naturaleza es un esclavo (o sirviente) de Al-lâh, al igual que el girasol es esclavo del sol, ya que se encuentra vinculado de manera orgánica. El concepto de la sumisión a la Realidad Única (al-islam) no se traduce en sumisión a una institución humana, sino todo lo contrario: conduce al rechazo de toda coacción exterior como contraria a la naturaleza de las cosas. El musulmán rechaza las limitaciones que el mercado y la institucionalización de la vida impone a su libertad, como espacio interior en el que la intimidad con la Creación se hace posible. La libertad que reconoce el musulmán no es la libertad política bajo la tutela del Estado, sino un estado / espacio interior que nos capacita para rechazar el mundo de las representaciones, rechazar la ficción del poder con que algunos se revisten. Esto se basa en la idea de que el ser humano es en esencia noble, que su estado de naturaleza (fitrah) es superior a su estado de cultura. Dice Ibn Jaldún: "El orden político y educativo es contrario a la fuerza del alma, porque encarna una instancia de control exterior." En este punto, se entiende que se haya calificado el islam como un anarquismo místico .

Abdennir Prado

Fecha de publicación: 2016-08-15 18:09:19
Calidad del audio: khz, bitrate:
Descargar podcast (0 kb | minutos) Comentarios: 0

Comentarios

Si desea enviar un comentario sobre este episodio rellene el siguiente formulario ...

Nombre:


Email:


URL:


Comentario:


Por favor, teclea el código de seguridad para enviar el comentario: